Historia

ACIF Alcoi constituye una  organización enfocada a la extinción y prevención de incendios forestales como así mismo a la protección del medio ambiente.

Sus miembros de una forma altruista se presentan allí donde existe un incendio, equipados con medios técnicos propios, amortizando los gastos de material y los que se generan en el incendio, a partir de la cuota de los socios, aportaciones de las entidades colaboradores, convenios con Ayuntamientos, Consorcio de Bomberos y las diferentes subvenciones de las administraciones.

Durante el tiempo en que la influencia de  incendios forestales es menor, esta agrupación enfoca sus prioridades en repoblaciones, tratamientos selvícolas y formación continua en materia de incendios forestales mediante cursillos, tanto teóricos como  prácticos; así como el mantenimiento de nuestras instalaciones, vehículos y material de extinción.

A.C.I.F. fue creada en el año 1991 por un grupo de personas que ante la necesidad de sentirse útiles frente a la problemática de los incendios forestales que arrasaban nuestros espacios naturales y a fuerza de coincidir en los mismos, determinaron que sería más ventajoso  organizarse.

Desde sus inicios hasta nuestras fechas, esta  Agrupación ha adquirido una experiencia elevada actuando en la mayoría de los siniestros ocurridos en nuestras comarcas. Aunque no ha sido un camino fácil.

En un principio se carecía de los conocimientos fundamentales para actuar en un incendio. Pronto sus miembros se convencieron de que tenían que prepararse técnicamente y dotarse de los medios mínimos para poder trabajar en un incendio, por lo que empezaron a recibir cursillos teóricos por parte de personal altamente cualificado (Ingenieros Técnicos Forestales) y cursillos prácticos (realizados en el Parque de Bomberos de la Montaña).

A partir de estos momentos el grupo empieza a demostrar una eficacia y seriedad reconocida hoy en día por todos los estamentos oficiales involucrados en la extinción de incendios.

Paulatinamente este colectivo ha ido ampliando sus áreas de trabajo día a día.  La comarca de l’Alcoià situada al norte de la provincia de Alicante, combina un singular espacio medioambiental y una una serie de características tanto geográficas como meteorológicas.

Las sierras que envuelven a estas tierras son una prolongación del sistema Subbético, de conformación calcárea, lo que   determina, como se verá posteriormente, que haya una flora muy característica y específica de este tipo de suelos.

Por la situación geográfica en la que se encuentra esta zona, se da en ella un efecto meteorológico muy particular denominado “Efecto Foëhn”, que consiste en la perdida de humedad de los vientos procedentes del oeste después de traspasar toda  la meseta castellana. Al llegar a estas comarcas, el viento de poniente seco y fuerte, tiende a humedecerse al entrar en contacto con los vientos más húmedos del levante que nos llegan del Mediterráneo.

Estas comarcas, a pesar de pertenecer a la cuenca mediterránea, poseen un clima en parte continental (si tenemos en cuenta el efecto Foëhn anteriormente descrito), lo que determina que en los meses estivales se den cotas de temperatura de alrededor de 40 grados e índices de pluviometría casi del 0%.

Todo esto va a determinar una vegetación muy específica. Solo coronando cualquiera de los puertos que se sitúan alrededor de la olla geográfica que forma la comarca de Alcoy, el cambio de especies vegetales significativas es muy determinante. Una vez fuera de esta comarca la vegetación de tipo más continental, deja paso a vegetación del tipo mediterráneo.

El tipo de clima que posee esta zona de interior determina una serie de plantas más resistentes a la sequía: los árboles poseen en su sabia mayor cantidad de esencias y resinas; los troncos se tornan mucho más lignificados; en años de grandes sequías como el presente, las hojas de determinadas especies como carrascas y olivos, se arquean para retener durante el máximo tiempo posible la humedad; y otros cambios que se dan en la vegetación para resistir mejor las altas temperaturas estivales. Unas plantas muy lignificadas (muy leñosas), cargadas de esencias como las aromáticas (espliego, tomillo, salvia, pebrella, etc.) y unos árboles con gran cantidad de resinas (catalogadas todas ellas como plantas pirófitas), convierten a esta zona en un lugar donde la incidencia de incendios forestales, llega a unos niveles altamente preocupantes.

También hay que tener en cuenta, que este clima continental que posee la comarca de Alcoy, hace que el nivel pluviométrico en invierno sea mayor que el del resto de la cuenca levantina, y que durante esta temporada se den temperaturas muy bajas, posibilitado por la perfecta orientación este-oeste de nuestras sierras (Serra de Mariola, La Serreta, Parque Natural del Carrascal de la Font Roja, etc.), lo que repercute en la existencia de reductos de vegetación eurosiberiana en zonas muy concretas de umbría de estos parajes (tejos, arces, fresnos, etc.).

Ciertos arbustos como el escaramujo, el rosal silvestre, etc. que existen en estos reductos de umbría, suelen dar al final del verano y durante todo el invierno, una semillas que son aprovechadas por algunas especies animales para su alimentación. A consecuencia de este hecho, algunas especies de aves, que en teoría deberían considerarse como temporales en el levante, se convierten en estables en el Parque Natural de la Font Roja de Alcoi durante todo el año (por ejemplo: el tordo y el petirrojo).

Queda nombrar para completar la fauna de estas comarcas al Gato Montés, Águilas (en regresión), Jabalí, Zorros y un gran número de animales menores. La Sierra de Mariola está considerada como una de las zonas productoras de plantas aromáticas y medicinales del territorio nacional. Hasta el extremo de encontrarse en esta sierra, especies vegetales cuyo “apellido” en latín es Mariolensis (Ej.: Salvia: Blancoana Mariolensis)