Historia

Desde que el ser humano tiene consciencia de si mismo y del medio que le rodea, siente la necesidad de comunicarse con sus semejantes y representar el entorno. En este sentido la cartografia refleja el estado de la actividad cultural y la percepción del mundo en los diferentes periodos de la historia. El hecho de que la cartografia se reconozca en sociedades primitivas aisladas atestigua el carácter universal de la representación territorial.

La cartografia se entiende como el conjunto de estudios y operaciones científicasy técnicas que intervienenen la formaión o análisis de los mapas, modelos de relieve, o globos que representan la tierra o parte de ella, así como de cualquier parte del Universo. En este sentido, la cartografia es la rama del grafismo dedicada a la expresión e ideas, formas y relaciones que tienen lugar en su epacio.

El análisis de la documentación cartográfica demuestra la indisciplinariedad que supone la elaboraciónde dichos documentos, pues en ella intervienen ciencias como la topografia, la geometria, la biologia o la historia entre otras.

2.-Reseña histórica sobre la evolución y desarrollo de la cartografia:

Pueblos sin escritura

El Grabado rupestre de Bedolina (al norte de Italia) datodo en el 2000-1500 a.C.es considerado como el plano más antiguo representado por los grupos humanos.En él se ve reflejado un pueblo con casas, caminos, animales e incluso figuras humanas, acompañados de otros símbolos más abstractos que forman círculos concéntricos, rectángulos punteados, lineas irregulares, etc. Además se sostiene la hipótesis que la grabación se sucediera en diferentes fases entre la Edad del Hierro y la del Bronce.

También es posible que muchas de las pinturas y grabados encontrados en cuevas y refugios prehistóricos, de significación discutida, sean dibujos o croquis que podrían representar los territorios donde vivían y cazaban.

Otros pueblos que han mantenido su cultura hasta épocas muy recientes , demuestran la necesidad de orientarse y reconocer el medio en el que viven. Tal es le caso de los nativos de las islas Marshall del Pacífico, quienes además de utilizar la estrellas, las señales del mar, o los pájaros que indican tierra, diseñaron sus particulares “cartas náuticas”. Este tipo de soporte consiste en un armazón de cañas entrelazadas y sujetas con fibras de palma, alternando con conchas. La disposición y el orden de las cañas indican el tipo de oleaje, y las conchas representan la posición de las islas. Este sistema de navegación les servia a los polinesios para cubrir grandes distancias del Pacífico con cierto éxito en la travesía, y fue guardado de manera celosa como muestra de poder y dominio.

En la época de los grandes descubrimientos europeos,cuando éstos llegaron a los nuevos territorios, se encontraron poblaciones de nativos que demostraban el gran conocimiento geográfico de la región. Tal es el caso de Cristobal Colón que al llegar a Guanahani (actual San Salvador) fue orientado que hacia el sur se encontraba una isla mayor, Cuba. Otro ejemplo podía ser la cartografía del pueblo azteca que comprobó Hernán Cortés al recibir de manos de Moctezuma una representación detallada del litoral mexicano donde aparecían perfectamente ubicados ríos y bahías.

En la cultura esquimal (los inuit) también se aprecia una necesidad por representar el territorio. Su cartografia se basa en el concepto primitivo de distancia en sentido cronométrico, y no geométrico, dando una serie de deformaciones a los mapas.

También son bien conocidas las representaciones de las trubus amerindias, dibujandoexcelentes croquis sobre pieles de bisontebasándose en un sistema de escritura ideográfica bien desarrollado. Cabe destacar también el mapa dibujado en tinta sobre papel presentado por el jefe iowa Non chi ning ga para una reunión en 1837, que representa la cuenca alta del río Mississippi y Missouri, como importante documento de hidrografia.

Mapas de la Antigüedad Clasica

La civilización egipcia se caracteriza por la creación de documentos de carácter práctico como muestra el mapa de una mina de oro en Nubia, durante el periodo de Ramsés, o el plano detallado de un jardín trazado sobre una superficie de madera y yeso (1.500 a.C.).Además nos encontramos con esquemas cosmológica e inscripciones en los sarcófagos entendiéndose como el “pasaporte” a la vida en el más allá.

Los documentos cartográficos hallados en la civilización de Mesopotamia tienen como denominador común el estar hechos a partir de grabados sobre tabletas de arcilla, acompañados de caracteres cuneiformes y símbolos estilizados. El mapa del distrito de Nippur (1.500 a. C.) nos muestra una ciudad con canales, fosos y puertas de entrada a las casas, y una representación a la escala correcta.

Otro ejemplo interesante es el mapa de Acadio (2.300 a. C.) considerado como el más antiguo del mundo, en el cual se pueden identificar con claridad determinadas características geográficas como ríos, asentamientos humanos y montañas.

A ellos debe también la división sexagesimal del círculo, que después fue adoptada por los griegos y en la actualidad es la forma corriente de muchos cálculos cartográficos, consuderados éstos al mundo como un círculo sobre un plano en el que se desarrolla la vida en la Tierra.

Ya en el siglo IV a. C., los griegos admiten la esferidad de la Tierra, esto supone grandes avances en la cartográfia, como en el caso de Eratóstenes (s.III a.C.) en su intento de mediación del radio y la longitud del meridiano terrestre. El documento cartográficosupone más una explicación filosófica del mundo, que una necesidad empírica por conocer las características físicas. Son interesantes los mapas realizados por Hecateo o Hiparco de Nicea, quien diseñó una red de meridianos y paralelos. Pero sin duda marcó un claro ejemplo de conocimientos geográficos fue Ptolomeo de Alejandria (90-168 d.C.) autor deGeographia, el primer atlas universal, en el cual se usan meridianos y paralelos, sitúa las poblaciones coordenadas y emplea proyecciones cónicas. Su cartografía fue muy difundida durante la Edad Media en el mundo musulmán.

El Occidente cristiano tuvo que esperar hasta el siglo XV para ser conocidoa través de una de sus copias. La forma de representar de la península Ibérica no es del todo correcta pero se aprecia detalles muy importantes, que muestra el conocimiento que se tenía del territorio.

Los documentos romanos que se conservan provienen de copias de la Edad Media, y muestran una concepción centralista del Mundo Romano, lo que supone un retroceso sobre los avances de los mapas griegos. Se trata de una cartográfia funcional como prueba la conocida “tabla de Peutinger” (250 d.C.), que nos muestra de manera esquemática el trazado de las calzadas, las ciudades que atraviesan, las posadas y sus bifurcaciones, de la cual se conservan varias copias del siglo XII.

El carácter práctico de la cartografía romana se ve reflejado en la calidad de los planos topográficos de población, del que destaca uno sobre la ciudad de Roma, y se conservan unos 600 fragmentos gravados en mármol. También hay pruebas de la existencia de una cartografía catastral romana, que muestra los mapas de propiedades, con una parcelación muy rigurosa e información inscrita sobre la propiedad de las tierras, tal es el caso del fragmento del “catastro de Orange”.

En cuanto a la cartografía oriental se considera que ya en el siglo XXVIII a.C. existían mapas chinos, pero las referencias cartográficas concretas datan del año 227 a.C. En este sentido destaca la cartografía elaborada por Pei-Hsiu, con la utilización de un sistema de cuadrículas (sin ninguna relación con los meridianos y paralelos), el uso de la orientación, la medición de las distancias y la indicación de las costas.

Edad Media

Los mapas de Europa en la Edad Media se alejan de los conceptos geográficos desarrollados por la cultura clásica, y tienden a una representación más simbólica del mundo. Se rechaza por completo la idea de la esfericidad de la Tierra, e incide de manera clara en aspectos místicos. Los mapas pasan a considerarse como dibujos jeroglíficos a partir de la idea de Orbis Terrarum, representado con las letras O y T. La O simboliza el borde del mundo, y la T (encerrada sobre ésta) expresa los tres continentes hasta entonces conocidos. Este tipo de cartografía esta ampliamente descrita en la obra Etimologías de San Isidro de Sevilla, s.VII.

Con el tiempo, a esta forma característica de los mapas se acompañan comentarios de las Sagradas Escrituras, y ya en el siglo XIII se añaden detalles geográficos no necesariamente verdaderos. En este sentido cabe nombrar la obra de Hereford y Ebsdorf, como la máxima expresión de un mapamundi circular de la Edad Media, ambos son similares en su concepción aunque distintos en cuanto a sus detalles. Este tipo de representaciones formaban parte de las piezas del altar y sevía para mostrar a los fieles la concepción del mundo.

Al mismo tiempo, el mundo Islámico seguía su propia cartografía a partir de la herencia de Ptolomeo, que después sería mejorada debido a los amplios conocimientos en astronomía. En este sentido cabe destacar la representación de cartas celestes y el interés creciente por las descripciones geográficas, fomentado por los viajes marítimos con la finalidad de conquista, e instrumento organizador de la nueva administración y comercio. El referenta más conocido en el mundo islámico fue Abu Abdallah Muhammad Al Idrisi (s.XII) con su obra Tabula Rogerina, que contiene el mapa del mundo conocido dividido en 70 hojas. En ella la descripción de la península Ibérica es muy precisa, marcando con exactitud la orientación y señalando todos los ríos y sierras.

Era de los descubrimientos: Los portulanos

 

El desarrollo de la navegación a partir del siglo XIII en el Mediterráneo, impulsó la creación de cartas náuticas, de las cuales proviene el portulano de siglos posteriores. Se trata de cartas de navegación realizadas sobre piel de oveja de una escala variable entre 1:5.000.000 y 1:13.000.000, creándose diferentes escuelas cartográficas como la mallorquina, la catalana y la italiana.

En ellas se muestra la línea de costa con bastante exactutud, con una toponimia perpendicular a ella y en diferentes tintas, con escasa información sobre el contenido terrestre, también se aprecia la importancia de los vientos reflejado en las características rosas. La Carta Pisana (de 1.290) de origen italiano, o el mapa de mallorquín Cresques Abraham (de 1.375) son un claro ejemplo de este sistema de representación.

A mediados del siglo XV nace la cartografía moderna como consecuencia del redescubrimiento de obras antiguas como la de Ptolomeo, de la investigación de la imprenta que permitirá copiar rápidamente los mapas, y del inicio de los grandes descubrimientos geográficos. En este sentido, es importante señalar la obra de Paolo dal Pozzo Toscanelli, cuyas cartas ya incluyen meridianos y paralelos, o los mapas de Waldseemüller, que difunden el erróneo topónimo de Ámerica.

Durante el siglo XVI aparecen dos obras de gran importancia para el desarollo de la cartográfia: Cosmographias de Pedro Apiano donde se incluía la proyección estereográfica y el interesante grabado en madera de Münster que acompaña en su atlas.La mayoria de trabajos se enfocan al estudio del Nuevo Mundo, siendo muy importante la producción de portulanos. En este sentido se crea en Sevilla, vinculada a la Casa de Contratación, una potente escuela cartográfica con ilustres cartográfos como Juan de la Cosa, Nuño García de Toreño, Diego Ribero o Alonso de santa Cruz. Representando el territorio peninsular destaca la obra de Pedro Medina o Jerónimo Chaves, por encargo de Felipe II. Así mismo, en los Países Bajos la cartografía alcanzará un notable reconocimiento con Gerhard Kremer, conocido con el nombre de el latino de Mercator, quien produjo una autentíca revolución en el sistema de proyección que lleva su nombre, y con la publicación años más tarde, de José Hondij, del atlas conocido como Mercator-Hondius.

También por encargo de Felipe II trabajó en España Abraham Oertel (Ortelius), autor del minucioso atlas llamado Theartrum Orbis Terrarum. De esta época también cabe destacar los trabajos de Braun-Hogenber (1.527) sobre vistas de numerosas ciudades, de Waghenear (1.584) por sus cartas náutica, los ingleses Saxon y Hackluyt com planisferios sobre los viajes de Drake, o el francés Le Testu que publicó en 1.556 un gran atlas denominado Cosmographie Universelle.

Del siglo XVII destaca la consolidación de la escuela holandesa, como por ejemplo la obra de Novus Atlas de Willem Janzoon Blaen de 1610, donde destaca el uso del primer sistema de triangulación. También Frederick De Wit publicó en esta época dibujos alegóricos adornando al título y bordeando sus márgenes. A éstos se unen recargadas rosas de los vientos, barcos, animales reales y fantásticosw de lugares inexplorados, a su vez la rotulación se adorna de largos y elegantes rasgos.

En Francia el estilo es más sobrio, viene de la mano de cartógrafos como Nicolas Sanson, J.D. Cassini, Picard, y la Hire, quienes publican una carta geográfica de Francia. En España destaca el mapa que se hizo de Aragón en 1615 por el portugués Joâo Bautista de Lavanha, empleando triangulaciones y siendo considerado el primer trabajo que se hacía científicamente. Otros autores como Pedro Sierra, Pedro Teixera o Francisco Ferrer publican documentos referidos a algunas regiones peninsulares.

Cartografía contemporanea

En el siglo XVIII se generaliza el empleo del teodolito, los anteojos astronómicos, el cronometro y el barómetro, haciendo posible la medición de ángulos, determinar latitudes y longitudes, y medir alturas con gran exactitud. Por este tiempo se organizan viajes de carácter científico y exploración como los del capitán Cook, de Bougainville, Malaespina o Kruzensten, con la consiguiente producción cartográfica. El holandés Cruquius, hacia 1728, utiliza por primera vez las curvas de nivel para representar la batimetría del estuario de Merwede.

 

En Francia, Cassini inicia la elaboración del primer mapa topográfico nacional de un país realizado de modo sistemático, la obra se conoce como la Carta de Cassini o Carte Géométrique. Otros cartógraofs ilustres son Delisle, Bauche, o Jean Dupain-Triel quien publicó un mapa en el que se representaba el relieve con curvas de nivel equidistante a 10 “toesas” y acompañado de un perfil norte-sur del país.

En Inglaterra se desarrolla una importante producción de cartografía naval, donde destaca el plano de declinaciones magnéticas de Edmond Halley de 1702. En España es a finales del siglo XVIII cuando se despierta el interés por los estudios geográficos, destacando los mapas publicados por el botánico Cavanilles del reino de Valencia.

A principios del siglo XIX las campañas napoleónicas obligaron a todos los países contendientes a dedicar más atención a la cartografía, nacen así los primeros servicios geográficos oficiales con clara dependencia militar. Se rectifican antiguas cartas, se proponen mapas a escalas mayores, se designan zonasde especial importancia por su carácter fronterizo y se recalcan los itinerarios y vías de comunicación. Cabe destacar la obra de Henri Dufour conocida como Carte Dufour (1865), del Servicio Geográfico Federal de Suiza, donde se representa el relieve de forma normal con una gran finura y belleza.

En España destaca el Atlas de España y posesiones de Ultramar (1833) de Francisco Coello con un conjunto de mapas con la división administrativa actual. También se ilustró el Diccionario Geográfico Estadístico e Histórico de Madoz con mapas provinciales, y se inicia el proyecto de acometer un mapa catastral de la península por masas de cultivo.

Actualmente de los mapas terrestres que se publica en el Estado español hay que conceder mayor importancia a los de tipo topográfico, que realizan de manera oficial el Instituto Cartográfico Nacional (IGN) y el Servicio Cartográfico del Ejército(SGE). Estos tipos de mapas se caracterizan por una presentación muyn atractiva de los accidentes geográficos, datos arqueológicos, toponimia, lugares de interés, poblaciones, vértices geodésicos, parajes, carreteras, rutas propuestas, límites administrativos y otros detalles, a escalas muy recomendables para su manejo en el campo.

Datos obtenidos del Seminario Cartográfia y Orientación en la Naturalezarealizado en CEMACAM Font Roja-Alcoi, los días 19 y 20 de febrero de 2005.

Documentación por Jordi Acosta MatarredonaGeográfo y Educador ambiental del Parc Natural del Carrascal de la Font Roja.